LA CARA OCULTA DEL IRONMAN

¿Vas a hacer un Ironman? ¡Que guay! ¡Seguro que tiene que ser durísimo!

Esto es lo típico que se te suelen decir al comentar que estás preparando un Ironman, pero yo siempre contesto lo mismo: -Lo duro lo estoy pasando ahora, el Ironman lo que va a ser es un fiesta-.

Y es que mucha gente no es consciente de lo que hay detrás de una buena preparación para un Ironman. Sobre todo en estas semanas finales (en menos de 7 semanas espero cruzar la línea de meta en Copenhague). Habrá gente que lo prepare mejor o peor, pero para llegar en óptimas condiciones hay que sufrir, y mucho. Y no nos cansaremos de repetirlo, preparar a conciencia una prueba de este calibre requiere muchísimo sacrificio, esfuerzo, dedicación y sobre todo comprensión.

Supondrá, ahora en verano, que cuando te digan de ir a la la playa meterás el neopreno en la mochila y pasarás mas tiempo nadando que en la toalla.


Pasarás mucho calor en las tiradas largas, en las que tendrás que desconectar el cerebro de tus piernas si quieres que estas sigan hacia delante a un ritmo constante.


Sufrirás en la bici cada pedalada, luchando contra tí mismo y peleando en cada cuesta mirando el GPS agonizando por no bajar el ritmo.

Supondrá, sobre todo, que la gente que tengas cerca te apoye ciegamente y te comprenda para ayudarte a conseguir tu objetivo, ya que todo tu tiempo de descanso y de ocio irá dedicado única y exclusivamente a entrenar.


Pero lo que tenemos claro es que si hacemos esto es porque nos gusta. Somos masocas y sufrimos, si. Pero la satisfacción de cruzar la línea de meta tras un trabajo bien hecho es increíble.

Y para ejemplificar un poco todo lo comentado anteriormente, os lo explicaré con numeros de entrenamientos. Todavía me quedan 3 semanas y media de carga y unas 2 y media de descarga hasta llegar al Ironman de Copenhage, asi que lo duro no ha hecho más que empezar.

Llevo todo el año entrenando prácticamente a diario, con un plan específico para el Ironman  preparado a conciencia por @tripino, y tras un último mes en los que me he dedicado a competir (Olímpico de Baiona, Aviaman,  Half del Northwest Triman) con unos resultados muy buenos para un cojo como yo, la carga de verdad ha comenzado hace unas semanas.

En los últimos 7 días han salido exactamente 7 km a nado (entre mar y piscina), 218 km de bici y 81’5 km de carrera, con un total de 15 horas y media aproximadamente. Lo más fastidiado de todo esto, el intentar mantener ritmos decentes. Llega un punto en el que no puedes hacer otra cosa más que arrastrarte. Si normalemente corres cómodo a 4:30/km, da gracias a llevar un ritmo de 5:00/km.


Y esto como he dicho es solo el principio de la carga. Por delante me quedan 3 semanas de sufrimiento, para poder llegar a tope a la fiesta del 21 de agosto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s